"En el amor, en la cárcel o en el hospital, recordemos que afuera hay otros mundos".

Adolfo Bioy Casares




Conversaciones ajenas

El otro día estaba en el microbús y estaba demasiado aburrida que presté atención a la conversación que estaba teniendo por celular el señor que estaba sentado a mi lado y fue esto lo que escuché:

"No me gusta estar encerrado entre cuatro paredes, lo mío es vagabundear, salir, conocrs otros lugares, ser un vago. Mi vida es vagabundear, ser un trotamundos. ¿No quieres andar así, conmigo? Ya mis hijos están grandes, ya tienen sus carreras, sus hijos. Yo tengo tiempo para ir de pata de perro a donde sea. Quiero ir a conocer otros lugares, ser libre. Quiero estar contigo. Si tú no quieres que me vaya, me quedo, tú nomás dime. Si quieres venir conmigo, yo te llevo a todas partes, no tengo mucho dinero pero nos acomodamos donde sea. Tú nomás dime si quieres estar conmigo. Yo quiero estar contigo."

Y así estuvo este señor un buen rato pegado al teléfono tratando de convencer a quien fuera que estuviera del otro lado del teléfono de dejarlo todo y andar por la vida de trotamundos, ¿lo habrá logrado? Quien sabe, pero el tipo se veía demasiado dispuesto a permanecer en un sólo lugar con tal de estar con esa persona. Esa fue una de aquellas charlas ajenas que da gusto escuchar por accidente en el transporte público.
Quizá en algún momento de la vida encuentre a alguien que trataré de convencer de lo mismo... o alguien tratará de convencerme a mí.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Traduce a tu idioma aquí:

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Acerca de la que escribe...

Mi foto
Cuando ustedes se acuestan cansados/as apagan la luz y se vuelven de cara a la pared. Yo siempre he tenido encendida la luz de mi alcoba. Sólo conozco el color del muro en las madrugadas.

**Nota

En esta nota declaro que las entradas marcadas con dos asteriscos (**) no son de mi autoría y/o son recopilaciones de distintas fuentes.


Gracias.

La hora en México...

"Yo acabaré, que me entregué sin arte
a quien sabrá perderme y acabarme..."

Garcilaso de la Vega

Rodolfo Morales

Cien años de soledad...

"Pero la india les explicó que lo más temible de la enfermedad del insomnio no era la imposibilidad de dormir, pues el cuerpo no sentía cansancio alguno, sino su inexorable evolución hacia una manifestación más crítica: el olvido. Quería decir que cuando el enfermo se acostumbraba a su estado de vigilia, empezaban a borrarse de su memoria los recuerdos de la infancia, luego el nombre y la noción de las cosas, y por último la identidad de las personas y aún la conciencia del propio ser, hasta hundirse en una especie de idiotes sin pasado."

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

El secreto de sus ojos

El secreto de sus ojos
"El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios... pero hay una cosa que no puede cambiar: no puede cambiar de pasión."

Lectores

Around the world

free counters