"En el amor, en la cárcel o en el hospital, recordemos que afuera hay otros mundos".

Adolfo Bioy Casares




J. R. R. Tolkien: aspectos de su vida que influyeron en su obra y en la creación de una lengua.

"No es oro todo lo que reluce,
ni toda la gente errante anda perdida;
a las raíces profundas no llega la escarcha,
el viejo vigoroso no se marchita"
(J.R.R. Tolkien en El Señor de los Anillos)

Aclaro que en esta entrada no pretendo hacer una biografía de Tolkien, y seguro habrá algunos puristas y fans que hallen este blog y corrijan información, aporten ideas o simplemente me insulten. Por otra parte, hago esta entrada para acercar a algunas personas a la obra de Tolkien; también para aquellos que no entendieron en su momento mi admiración hacia él. También quiero aclarar que todo lo que van a leer a continuación son meras conjeturas mías, pues el mismo profesor Tolkien negó en numerosas ocasiones la correlación de su vida con su obra. Aunque el dato sobre Beren y Lúthien sí es verdadero.

Los libros llegaron a mis manos tras ver la adaptación cinematográfica de El Señor de los Anillos hace casi una década. Tras ver dicha adaptación, decidí indagar más allá de la película y los libros y me adentré al mundo de John Ronald Reuel Tolkien, que hasta el día de hoy sigo con cierta admiración. Al leer algunas biografías de él, me percaté de la relación que hay entre su vida y su obra, pues no basta con leer El Silmarillion o El hobbit para entender su obra, también hay que conocer su vida.

John Ronald Reuel Tolkien nació -de padre de ascendencia alemana y madre inglesa- un 3 de enero de 1892 en Bloemfotein, Orange Free State, lo que hoy es Sudáfrica. Por cuestiones de salud, se vió obligado a mudarse a Inglaterra a temprana edad; tras esta mudanza empezó a desarrollar cierto interés en las lenguas al tener contacto con ellas. Cuando Tolkien tenía 4 años, falleció su padre, así que él, su madre y su hermano permanecieron en Inglaterra. Su madre, Mabel Tolkien, quien sabía latín, francés y alemán y además poseía un excepcional talento para dibujar y pintar, se encargó de educar a Tolkien. Este par de actividades influyeron en su vida futura, en primera instancia al desarrollar -a temprana edad- un interés en otras lenguas. Por otra parte, gracias a que su madre le inculcó el gusto por dibujar y pintar, Tolkien practicaba caligrafía y dibujo, actividades que posteriormente se verían reflejadas en los trazos de la lengua élfica que él crearía y en los dibujos que él mismo realizaría para ilustrar la portada y algunas páginas de El Hobbit. También se sintió atraído por historias de literatura nórdica antigua.

Vivió su niñez en una paisaje bucólico, el cual despertó en él un amor a la naturaleza, en especial hacia los árboles, a los cuales dota de voz en sus libros.
Su madre falleció cuando él tenía 12 años, dejándolos huérfanos a él y a su hermano. Mabel Tolkien habíase convertido al catolicismo, doctrina religiosa que inculcó en Tolkien y que quedó en él el resto de su vida. Tras la muerte de su madre, Tolkien y su hermano quedaron al cuidado del padre Morgan -amigo de Mabel- quien lo motiva a continuar con sus estudios.



En 1911 obtuvo una beca para estudiar la especialidad de Literatura Clásica en la Universidad de Oxford, sin embargo esta carrera no encajaba con sus intereses y algunos profesores, al notar su talento para la filología, le concedieron el cambio a la especialidad de Literatura Inglesa. Así, Tolkien aprendió con rapidez inusitada varias lenguas como el latín, griego, anglosajón, dialectos del inglés medio, noruego antiguo, gótico y finés, éste último idioma en el cual se basa para crear una familia de lenguas que él denominaría como "élfico". Como resultado del estudio de lenguas antiguas y su interés por la literatura nórdica, traduce un poema épico anglosajón: el Beowulf. En torno a estos intereses, Tolkien se unió a un grupo de jóvenes universitarios que, al igual que él, disfrutaban leyendo poemas épicos en lenguas antiguas, beber té y fumar en pipa.

En 1914 sucedió un hecho que marcaría el curso de la Historia Universal: la Primera Guerra Mundial. Tolkien se enroló al ejército junto con algunos de sus amigos del reducido club literario que formaban en Oxford. Sus amigos fueron a la guerra antes que Tolkien, pues él decidió culminar sus estudios antes de irse a la guerra. Tomó parte en la Batalla de Somme (Francia), efectuada en 1916. En las trincheras Tolkien vió algunas relaciones que quedarían marcadas en su obra, por ejemplo, la relación de lealtad entre los campesinos y personas de bajo estatus social junto a universitarios y oficiales, ésto quedaría reflejado en Frodo y Samwise Gamyi.



Algunos aspectos relativos a la guerra y su obra son, por ejemplo, que la Primera Guerra Mundial fue la última en la cual se efectuaron batallas cuerpo a cuerpo y en la cual se usaron regimientos de caballería (recordemos que antes de la Revolución Rusa -que posteriormente daría como resultado la salida de Rusia de la guerra- el zar Nicolás II cabalgó al frente de su regimiento ecuestre durante la guerra). Algunos de estos  sucesos, aunado también al hecho de que Tolkien amaba a los caballos -e incluso entrenó a varios de estos animales- quedarían en personajes como el rey Théoden, amo y señor de los caballos, capítulos como La cabalgata de los Rohirrim, La batalla de los campos del Pelennor, entre otros. Varios de estos aspectos sucedidos durante la Primera Guerra Mundial, quedaron olvidados en la Segunda Guerra Mundial con la llegada de armas más sofisticadas y letales que hicieron las batallas más eficaces y a distancia. Tolkien rechazó por completo el surgimiento de las armas destructivas y vio cómo fue que poco a poco la mancha urbana fue extendiéndose en el lugar en donde él vivía, muy similar al capítulo El saneamiento de la Comarca, en el cual un tirano (que en realidad era Saruman disfrazado) esclaviza a los hobbits de la Comarca y destruye la vegetación y bosques en casi su totalidad.

En la guerra fallecieron varios de los miembros del club literario, lo cual afectó profundamente a Tolkien, en especial la muerte de su amigo G. B. Smith, con el cual mantenía correspondencia en las trincheras (no estuvieron en el mismo regimiento), en una última carta, Smith le pidió a Tolkien que no dejara de escribir y que mantuviera en la memoria de los demás miembros del club. Algunos biógrafos como Michel White sostienen que este hecho trágico dio pie a lo que posteriormente sería El Señor de los Anillos.

Después de graduarse con honores y trabajar en algunas universidades, Tolkien fue llamado para formar parte del proyecto Oxford English Dictionary, en el cual colaboró, gracias a su trabajo como filólogo, añadiendo significados y etimologías a varias palabras.


Algunos años después fue nombrado profesor y comenzó a dar clases en Oxford. El trabajo de profesor no era del todo bien pagado, por consiguiente, Tolkien buscó ganar algo de dinero extra para mantener los gastos del hogar, corrigiendo exámenes de otras universidades. Es durante la revisión de un examen que llegó el momento clave que dio pie a las primeras palabras de aquel cuento llamado El hobbit. Se dice que Tolkien estaba sentado corrigiendo exámenes cuando en uno de ellos halló una página en blanco, miró hacia el suelo y  se percató de que en su alfombra había un pequeño agujero, y de la nada escribió en aquella hoja en blanco "En un agujero en el suelo, vivía un hobbit." Pero, ¿qué era un hobbit? Tolkien también se preguntó eso, y en respuesta a esta cuestión se detonó todo el imaginario que había cultivado durante toda su vida, desde su infancia alimentada por historia nórdicas, su adolescencia marcada por la muerte de su madre y el amor que sentía hacia la que sería su futura esposa, pasando por los horrores de la guerra y la pérdida de sus amigos en ella, finalmente en esa hoja en blanco logró plasmar esa línea que lo hizo inmortal.

Por aquellas épocas Tolkien pertenecía a otro club literario llamado Los Inklings y fue ahí donde conoció a Clive Staples Lewis, conocido por varios de sus estudios de literatura medieval y por su obra más famosa: Las crónicas de Narnia. Tolkien y Lewis mantuvieron una fuerte y duradera amistad, hasta que ésta se vio afectada por el éxito de Lewis y su conversión al cristianismo.


Tolkien envió El Hobbit a la casa editorial George Allen and Unwin a ser revisado. El dueño de la casa editorial dio el material a su pequeño hijo, el niño quedó encantado con la obra y fue de ésta manera que se dio a conocer El Hobbit al mundo. La obra tuvo bastante éxito que incluso la casa editorial pidió a Tolkien que escribiese una segunda parte, sin embargo, Tolkien había estado hilvanando ideas para otro libro, pero ninguna de esas ideas estaba relacionada con hobbits. Durante 14 años escribió lo que sería El Señor de los Anillos y algunos otros borradores que dieron lugar a El Silmarillion, que su hijo Christopher publicaría de manera póstuma. El Señor de los Anillos se publicó en tres partes, como estrategia de la casa editora para vender más, y a pesar de que Tolkien estaba en contra de esto, los tres volúmenes no cabrían en un sólo tomo, aún así, la trilogía tuvo éxito.

Hay algunas historias dentro de El Silmarillion que surgieron de hechos sucedidos a Tolkien, una de esas historias es la de Beren y Lúthien, que narra el encuentro entre un mortal exiliado y una princesa elfa que pasea por un claro, Beren la escucha cantar y la ve bailar entre los árboles, y se enamora perdidamente de ella, a lo cual Lúthien le corresponde a este sentimiento. A partir de esto, Beren hace lo imposible para lograr que el padre de Lúthien -rey de Doritah- le dé su mano. Éste le impone la condición de conseguir uno de lo silmarils -las joyas más codiciadas de Beleriand- que se encuentran en la corona de hierro de Morgoth. Beren emprende un viaje a través de peligros y oscuridad y Lúthien sale tras de él en su búsqueda. Beren, al lograr arrancar un silmaril de la corona de hierro -con ayuda de Lúthien- logra su cometido, pero pierde la vida y Lúthien decide abandonar su inmortalidad para unirse a él, y su amor trasciende más allá de la muerte.
Tolkien nos narra qué sucede después y cómo es que la descendencia de Beren y Lúthien llega hasta personajes como Aragorn y Arwen. Algo importante de esta historia en particular es que Tolkien pasó por algo similar. El padre Morgan le prohibió ver a Edith hasta que Tolkien cumpliera la mayoría de edad y tuviera bien logrados sus estudios, y en efecto esto sucedió, se reunieron después de tres años de espera y contrajeron matrimonio antes de que la guerra los separara de nuevo; y en una ocasión, durante la guerra, Tolkien tuvo licencia y fue a casa con Edith, estaban en el jardín y ella para animarlo le cantó canciones y bailaba en el jardín. Esto quedó marcado en el encuentro de Beren y Lúthien. Tolkien se llamó a sí mismo Beren y Edith era Lúthien. Sus sepulturas fueron marcadas con estos nombres.


Un aspecto que cabe destacar es el lingüístico. Gracias a sus conocimientos y dominio de algunas lenguas antiguas, como mencioné al principio de esta entrada, el finés antiguo es la base con la cual crea las dos lenguas de los elfos: el Quenya y el Sindarin, éstas son dos lenguas diferentes entre sí, aunque emparentadas. También se aprecia el conocimiento de las runas las cuales Tolkien usa como sistema de escritura del Khuzdul, la lengua de los enanos. Además del finés, el élfico tiene influencias de lenguas germánicas y algunas lenguas romances, esto se puede notar en la pronunciación de ciertos grupos de letras.
La letra C siempre tiene valor de k, por ejemplo en el nombre Celeborn.
La CH, siempre tiene el valor de la ch en el escocés loch, o el alemán buch. Ejemplos son Charcharoth, Erchamion.
Éstos y más ejemplos se muestran en un apéndice que contiene El Silmarillion, editado por Christopher Tolkien en 1977. Respecto a la escritura del élfico sé muy poco, a decir verdad no sé el origen de su escritura, sin embargo sostengo la teoría de que proviene del alfabeto árabe, pues varios símbolos del élfico son similares a algunas letras del alfabeto árabe.

Y bueno lectores, agradezco a la personas que invirtieron su tiempo en leer esta entrada. Pensaba en escribir el aspecto religioso dentro de su obra, pero si quieren indagar más en esto, dejo algo de la bibliografía que consulté para la creación de esta entrada.





Bibliografía
Crabbe, Khataryn. J.R.R. Tolkien. Primera edición en español. F.C.E. México, 1985.
Grotta, Daniel. J.R.R. Tolkien. Ed. Andrés Bello. Chile, 1992.
Pearce, Joseph. J,R,R, Tolkien: Señor de la Tierra Media. Ed. Minotauro. Barcelona, 2002.
Tokien, J.R.R. El Silmarillion. Ed. Minotauro. Argentina, 2002.
White, Michael. Tolkien. Ed. Península. Barcelona, 2002.

Artículos en internet
Martín Hadis. El mundo según Tolkien. Revista Internet Surf No. 14, junio de 1999.
Padilla, Rodrigo. El Hobbit cumple 70 años. Revista XI Semanal No. 1008, del 18 al 24 de febrero de 2007.

Fuente de las imágenes: Google.

2 comentarios:

Tristán Hagakure dijo...

Tristán Hagakure desde Argentina: Hola León de papel, excelentes datos sobre la vida y obra de Tolkien, no tienía idea de la trasposición de su persona y la de su esposa en Luthien y Beren. Estaré al pendiente de tu blog. PD: Soy mexicano y radico en Argentina hace 6 meses, extraño los frijoles y las tortillas de harina y de maíz, pero me tratan bien los y las ches... saludos.

Anónimo dijo...

Diego. 14 Años.
México.
Fue a los cinco años que conocí el Señor de los Anillos gracias a las adaptaciones al cine de P. Jackson. Desde entonces me he vuelto un verdadero Ringer y Tolkiendili, de modo que he visto todos (o la mayoría) los filmes de diferentes países en adaptación de las obras del Prof. Tolkien, siendo las de PJ mis favoritas, de la misma forma he leído ya casi todos sus escritos incluyendo los editados y comentados por Chritopher T.
Debo felicitarte, pues, si bien no admites o mencionas ser un simpatizante de alto nivel, parece que al menos tienes pasión; son datos muy acertados y casi todos muy precisos. No me quejo en ningún aspecto, en verdad ha sido un trabajo muy bueno.
Si es que no lo has hecho, te recomiendo demasiado leer sus libros.
En verdad me hiciste recordar muchas cosas que hace tiempo no me pasaban por la mente.
Mis respetos por darte el tiempo de dedicar este espacio a este gran artista y genio de la literatura.
Saludos!
Nai Eru naryuva le, mellon nin! (Que Eru te guarde, amigo!)

Publicar un comentario

Traduce a tu idioma aquí:

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Acerca de la que escribe...

Mi foto
Cuando ustedes se acuestan cansados/as apagan la luz y se vuelven de cara a la pared. Yo siempre he tenido encendida la luz de mi alcoba. Sólo conozco el color del muro en las madrugadas.

**Nota

En esta nota declaro que las entradas marcadas con dos asteriscos (**) no son de mi autoría y/o son recopilaciones de distintas fuentes.


Gracias.

La hora en México...

"Yo acabaré, que me entregué sin arte
a quien sabrá perderme y acabarme..."

Garcilaso de la Vega

Rodolfo Morales

Cien años de soledad...

"Pero la india les explicó que lo más temible de la enfermedad del insomnio no era la imposibilidad de dormir, pues el cuerpo no sentía cansancio alguno, sino su inexorable evolución hacia una manifestación más crítica: el olvido. Quería decir que cuando el enfermo se acostumbraba a su estado de vigilia, empezaban a borrarse de su memoria los recuerdos de la infancia, luego el nombre y la noción de las cosas, y por último la identidad de las personas y aún la conciencia del propio ser, hasta hundirse en una especie de idiotes sin pasado."

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

El secreto de sus ojos

El secreto de sus ojos
"El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios... pero hay una cosa que no puede cambiar: no puede cambiar de pasión."

Lectores

Around the world

free counters