"En el amor, en la cárcel o en el hospital, recordemos que afuera hay otros mundos".

Adolfo Bioy Casares




Sensación de vomitar II

 07/03/10

La sensación de vomitar va más allá de sólo querer sacarlo. Generalmente queremos vomitar cuando algo nos hace daño.
Así es, la sensación va más allá de sólo un malestar estomacal, es decir, la mente es tan grande que nos provoca daños físicos incomparables.

Platicaba de esta sensación con algunos amigos. No me equivoco, les ha pasado como a mí: enojados, tristes, alegres, excitados, etc... la reacción es casi la misma en el caso más extremo de esas emociones: el querer vomitar. Esas emociones llegan a ser dañinas cuando uno las lleva al extremo. Me han dado noticias, he visto cosas, he escuchado otras tantas que cuando me guardo el coraje o la tristeza provocan que quiera vomitar. Me he enojado, me he asqueado hasta el extremo de sentir cómo los jugos gástricos suben por mi esófago y cuando trato de mitigarlo y evitar tan desagradable estallido, regresan a mi estógamo, haciéndome sentir los jugos a través de él.
El vomitar es asqueroso, como soltar la cruda realidad y me atrevo a comparar mi realidad y mis angustias, así como el asimilarlas, con el desagradable hecho de vomitar que tanto detesto.
Pensemos en este hecho: el enamorarse, que hace que sintamos las ya aclamadas mariposas en el estómago que tanto bien nos hacen, que tanto alegran y se vuelve tan fuerte que quieres vomitar de la alegría. Creo que a muchos les ha pasado así.
Otro hecho que propicia tal acción es el estar por dar la cara al público, sea para exponer, actuar, dar conferencia, etc... uno se siente desafallecer, se marea y esa angustia en el estómago es el detonante de querer vomitar.
Mencionemos también el hecho de ver alguna escena violenta, a muchos les hace querer vomitar el ver escenas sangrientas, o de sexo, o no toleran ver una película gore completa, o sentir el dolor de un agredido.

Puede continuar la lista, sin embargo el punto al que quiero llegar es el siguiente: el vómito como la realidad, son cosas desagradables por las cuales las personas pasan. Y cuando pasa, duele tanto que terminamos soltando lágrimas de alivio o agonía.
Y seguimos digeriendo cosas que nos hacen daño y como bacterias se quedan y se acumulan dentro de nosotros esperando el momento de estallar, aquejándonos poco a poco hasta que se hace tan insoportable que lo unico que queda por hacer es querer desecharlo como mierda. Pero terminamos con la cara hacia el piso, derrotados.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mira lo que escribes, ¿te parece bien que una muchachita tenga sensaciones como esta? Ahora mirame,no tengo nada que darte, no tengo nada, no soy nada. Ni siquiera puedo ser un buen amigo para ti, no puedo.

Pienso escapar, aunque escapar no es mi especialidad; lo siento, aunque creas que soy demasiado egoísta para sentirlo.

Abandonaste el mundo que conociste para estar conmigo y creo que deberías volver, volver y ser la chica cuando lo conociste, ¿te acuerdas de ella? ¿puedes recordarla? dime ¿soportaría esto? ¡no! ¿me soportaría a mí? ¡no!

Anónimo dijo...

Ese anónimo me dió miedo. Att: Alejandra Montes de Oca

Publicar un comentario

Traduce a tu idioma aquí:

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Acerca de la que escribe...

Mi foto
Cuando ustedes se acuestan cansados/as apagan la luz y se vuelven de cara a la pared. Yo siempre he tenido encendida la luz de mi alcoba. Sólo conozco el color del muro en las madrugadas.

**Nota

En esta nota declaro que las entradas marcadas con dos asteriscos (**) no son de mi autoría y/o son recopilaciones de distintas fuentes.


Gracias.

La hora en México...

"Yo acabaré, que me entregué sin arte
a quien sabrá perderme y acabarme..."

Garcilaso de la Vega

Rodolfo Morales

Cien años de soledad...

"Pero la india les explicó que lo más temible de la enfermedad del insomnio no era la imposibilidad de dormir, pues el cuerpo no sentía cansancio alguno, sino su inexorable evolución hacia una manifestación más crítica: el olvido. Quería decir que cuando el enfermo se acostumbraba a su estado de vigilia, empezaban a borrarse de su memoria los recuerdos de la infancia, luego el nombre y la noción de las cosas, y por último la identidad de las personas y aún la conciencia del propio ser, hasta hundirse en una especie de idiotes sin pasado."

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

El secreto de sus ojos

El secreto de sus ojos
"El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios... pero hay una cosa que no puede cambiar: no puede cambiar de pasión."

Lectores

Around the world

free counters