"En el amor, en la cárcel o en el hospital, recordemos que afuera hay otros mundos".

Adolfo Bioy Casares




Belleza india

La conocí en un hostal en Río de Janeiro, compartimos el mismo cuarto por varias noches, incluso ésta en la que yo estoy escribiendo y ella ha salido. Es más de medianoche aquí.

En esta ciudad he visto una diversidad racial increíble, desde la piel más negra hasta la más blanca, mulatos y muñecos de porcelana. He visto de todo en esta ciudad, pero ella es diferente.
Ella es de esas bellezas que sólo encuentras al norte de Brasil, una belleza de la Amazonia. Una raza que nunca había visto antes, que es difícil de encontrar en ciudades como Sao Paulo y Río de Janeiro. Su nombre no voy a escribirlo porque podría ser que ella un día encuentre esto, o que algunos de los personajes involucrados en este relato por mero azar del internet lleguen aquí, aunque no hablen español.
Ella es de Roraima, uno de esos estados de Brasil que hace frontera con Venezuela y la Guayana inglesa, su raza es de los indios de la amazonia, ella está orgullosa de portar sus rasgos indios. Ella es de una ciudad muy pequeña en donde la vida es pausada, pero se acostumbró y se sintió más identificada con Río de Janeiro más rápido de lo que yo he podido. Ella es enérgica, con personalidad imponente y que irradia buena vibra. En cinco minutos ya éramos amigas y ella, al igual que yo, se encuentra sola en esta ciudad. Ella ha venido aquí por causas muy diferentes a las mías y no le cuesta trabajo hacer amistades ni conquistar a los hombres, sus rasgos indios y su personalidad atraen a los cariocas. En menos de 5 minutos ella consigue el número telefónico de cualquiera que le interese.
De entre todas sus conquistas está un taxista, el cual ha sido demasiado generoso con ella y la llevó a dar un tour por toda la ciudad, una ciudad que era ajena para ella. También conoció y entró a un lugar que ella nunca imaginó que entraría.

En la tarde mientras comíamos, ella se mostró interesada en un policía, cuando yo me distraje ella consiguió el número de aquel policía y quedó de salir con él esta misma noche. Seguramente está con él ahora mismo mientras yo escribo esto.

Ella ha tenido muchas aventuras de diversa índole aquí en Río, pero una de ellas salió de sus planes.

Resulta que el taxista es un traficante. Hace varias horas ella estuvo con él en una favela. Y no en una favela pacificada y con policías como la que yo visité. No. Ella entró a una favela donde los traficantes son los que mandan. Ella desde un auto vio a la gente portando armas hasta los dientes, repartiéndose droga e incluso metieron droga al auto donde ella estaba. 

Cuando ella volvió al hostal y me dijo que tenía algo que contarme, me imaginé todo tipo de historias menos ésta.

Y ahí no acaba la cosa, ella está saliendo con un policía y un traficante al mismo tiempo. Si uno de los se entera, de cualquier forma ella estaría muerta.

Pero ella es una persona fuerte e inteligente. Si vuelve a Roraima, volverá con una historia más que contar. Si se queda en Rio, ella sabrá manejar la situación. Ella sabe que puede tener a quien ella quiera. Y puede hacer que los hombres hagan los que sea por ella.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Traduce a tu idioma aquí:

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Acerca de la que escribe...

Mi foto
Cuando ustedes se acuestan cansados/as apagan la luz y se vuelven de cara a la pared. Yo siempre he tenido encendida la luz de mi alcoba. Sólo conozco el color del muro en las madrugadas.

**Nota

En esta nota declaro que las entradas marcadas con dos asteriscos (**) no son de mi autoría y/o son recopilaciones de distintas fuentes.


Gracias.

La hora en México...

"Yo acabaré, que me entregué sin arte
a quien sabrá perderme y acabarme..."

Garcilaso de la Vega

Rodolfo Morales

Cien años de soledad...

"Pero la india les explicó que lo más temible de la enfermedad del insomnio no era la imposibilidad de dormir, pues el cuerpo no sentía cansancio alguno, sino su inexorable evolución hacia una manifestación más crítica: el olvido. Quería decir que cuando el enfermo se acostumbraba a su estado de vigilia, empezaban a borrarse de su memoria los recuerdos de la infancia, luego el nombre y la noción de las cosas, y por último la identidad de las personas y aún la conciencia del propio ser, hasta hundirse en una especie de idiotes sin pasado."

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

El secreto de sus ojos

El secreto de sus ojos
"El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios... pero hay una cosa que no puede cambiar: no puede cambiar de pasión."

Lectores

Around the world

free counters