"En el amor, en la cárcel o en el hospital, recordemos que afuera hay otros mundos".

Adolfo Bioy Casares




Teoría de las decisiones

Hasta la fecha me cansa el eterno estribillo de "las cosas pasan por algo". Hay personas que aseguran que sus vidas están regidas por fuerzas sobrenaturales, que existe el destino o que todo es obra del azar.
Honestamente yo no creo en ninguna de esas cosas. Me abrumaría saber que no puedo escapar de una vida ya preestablecida para mí, aunque debo confesar que en algunas ocasiones he dejado que algunas personas lean mi mano y me parece inverosímil lo que me dicen relativo a las líneas de mi mano y no es algo que yo quiera para mi vida.

Yo creo firmemente en que somos producto de nuestras decisiones, y no me refiero a que las decisiones sean forjadoras de carácter. No.
Considero que ante nosotros se encuentran un sinfín de oportunidades y situaciones que, aunque quisiéramos que todas estuvieran en nuestras vidas, no es posible, así que debes tomar una decisión. Es como cuando te encuentras en un camino bifurcado: debes decidir hacia qué lado irás, sin posibilidad de retorno y sabiendo que al tomar un camino, estás renunciando por completo a todo lo que el otro camino te ofrece, sea bueno o malo.
Las decisiones vienen acompañadas de desdicha, felicidad o sacrificio. El decidir significa dejar ir algo, renunciar a alguien y permitir que algo nuevo entre a tu vida.
Cuando me pongo a pensar en las innumerables decisiones que hasta la fecha he tomado, me estremezco al pensar en cómo serían las cosas de haber elegido algo diferente, ¿me encontraría viajando ahora mismo? ¿Estaría estudiando otra carrera? ¿Estaría en una relación destructiva? A veces recuerdo que en la secundaria ingenuamente pensaba que moriría sin ver el mar, ahora me es difícil decidirme por una playa, y he visto desde el mar con el agua más cristalina y clara del Caribe hasta las playas que albergan al Río de la Plata en Uruguay, y no sé cuál será el siguiente mar o río que conozca.
En algún momento de la vida quise ser astrónoma, me pasaba noches enteras observando los incontables astros y me mantenía al pendiente de cada lluvia de estrellas, de cada alineamiento de planetas, de cada amanecer... quizá hoy estaría observando el cielo desde el telescopio que nunca tuve y que ya no quiero tener.

Hay personas que consideran una pérdida de tiempo pensar en el pasado. No me gusta engancharme a él, pero considero necesario mirar hacia atrás para saber en qué momento tomamos la decisión que cambió nuestras vidas, Cuando hago eso y miro hacia atrás no me arrepiento de nada.
No me arrepiento de haber elegido esta carrera que aún no puedo terminar;
no me arrepiento de haber elegido las amistades que he elegido y de compartir con ellos momentos, secretos;
no me arrepiento de haber cometido la estupidez de haber probado las drogas antes de tiempo;
no me arrepiento de haber tomado alcohol y embriagarme hasta vomitar, pues de lo contrario nunca en la vida sabría qué es una resaca y eso mismo me orilló a no volver a hacerlo de nuevo;
no me arrepiento de haber tenido cada novio que tuve, pues no todos fueron iguales y cada uno dejó algo en mi vida;
no me arrepiento de enamorarme tan rápido y que con esa misma rapidez me rompan el corazón, me gusta gastar cada pedazo de mi corazón, me encanta usarlo de vez en cuando, me gusta tenerlo trabajando;
no me arrepiento de haber elegido viajar y conocer todos los lugares y personas que pude, me hacen sentir viva, más viva que cuando me enamoro;
no me arrepiento de haber regresado a una provincia o país por alguien que finalmente terminó rechazándome;
no me arrepiento de haber rechazado al tipo que pensó que yo cambiaría su perspectiva del amor y que creo que hasta la fecha me detesta, pero qué importa, hay muchos como él que terminarán odiándome;
no me arrepiento de desear que alguien me pidiera que dejara esta vida errante para permanecer a su lado:
no me arrepiento de haber querido a una persona que sigue amando a otra persona que ya no está a su lado;
no me arrepiento de cada postal que he enviado;
no me arrepiento de haber perdido ese vuelo a Costa Rica;
no me arrepiento de cada noche de insomnio, tampoco de esta madrugada en la cual estoy escribiendo esto.

No me arrepiento de nada.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Traduce a tu idioma aquí:

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Acerca de la que escribe...

Mi foto
Cuando ustedes se acuestan cansados/as apagan la luz y se vuelven de cara a la pared. Yo siempre he tenido encendida la luz de mi alcoba. Sólo conozco el color del muro en las madrugadas.

**Nota

En esta nota declaro que las entradas marcadas con dos asteriscos (**) no son de mi autoría y/o son recopilaciones de distintas fuentes.


Gracias.

La hora en México...

"Yo acabaré, que me entregué sin arte
a quien sabrá perderme y acabarme..."

Garcilaso de la Vega

Rodolfo Morales

Cien años de soledad...

"Pero la india les explicó que lo más temible de la enfermedad del insomnio no era la imposibilidad de dormir, pues el cuerpo no sentía cansancio alguno, sino su inexorable evolución hacia una manifestación más crítica: el olvido. Quería decir que cuando el enfermo se acostumbraba a su estado de vigilia, empezaban a borrarse de su memoria los recuerdos de la infancia, luego el nombre y la noción de las cosas, y por último la identidad de las personas y aún la conciencia del propio ser, hasta hundirse en una especie de idiotes sin pasado."

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

El secreto de sus ojos

El secreto de sus ojos
"El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios... pero hay una cosa que no puede cambiar: no puede cambiar de pasión."

Lectores

Around the world

free counters