"En el amor, en la cárcel o en el hospital, recordemos que afuera hay otros mundos".

Adolfo Bioy Casares




Las alas de los colibríes

Recuerdo que una vez escribí un relato que hablaba de una persona que renacía en una mariposa para volver con aquella a quien dejó desolada. No se me ocurrió una mejor idea, aunque lo más factible hubiera sido renacer en un colibrí.

Lo que recuerdo de ese relato, el cual borré de este blog, es que terminaba un 8 de enero y yo pensaba mucho en ese número, porque tiene la forma del infinito. Aunque también en esa fecha una persona cercana a mí, había decidido desaparecer de mi vida, lo cual lamenté en un principio. Le tuve afecto, pero no tanto como él lo hubiera deseado. Hoy sigo un poco arrepentida por haberle dado falsas esperanzas.

El colibrí es un animal único, que tiene la capacidad de obtener su alimento mientras se mantienen volando. Yo rara vez he visto a un colibrí quieto, aunque el año pasado la naturaleza bendijo a mi hogar y una familia de colibríes llegó a hacer su nido en una de las numerosas plantas que hay en casa, ahí nacieron unos nuevos colibríes, los cuales emprendieron el vuelo una vez que crecieron.

Hay algunas leyendas que se relacionan al colibrí, por ejemplo, los aztecas tenían la creencia de que los guerreros que morían en batalla se transformaban en esta pequeña ave la cual acompañaba al sol desde el amanecer hasta el mediodía en su camino por el firmamento. 
Hay otra leyenda en la cual se habla de un par de enamorados que pertenecían a tribus enemigas, pero aún así lograban verse a escondidas, hasta que un día fueron descubiertos. La luna, al ver la pena tan honda de los enamorados, transformó a la enamorada en una flor y a su amado en un ave multicolor: el colibrí. Cuando el enamorado le preguntó a la luna en qué flor se hallaba su amada, ella le respondió que no lo sabía. El enamorado confió en que lograría encontrar en los pétalos el néctar de su amada y desde entonces esta ave va de flor en flor sin detenerse hasta el día en que pueda encontrarla.

Desde que tenía unos 10 o 12 años encontré fascinantes los octágonos. A veces les pregunto a las personas cuál es su figura geométrica favorita, pero me ven con extrañeza porque nunca les han planteado esta pregunta. Yo encuentro aburridos a los círculos, a los triángulos y a los cuadrados, ni hablar de las demás figuras geométricas. Yo creo que los octágonos ofrecen más posibilidades que un cuadrado, es como si los cuadrados fueran los 4 puntos cardinales y muchos se olvidan del noroeste, el sudoeste, el nordeste y el sudeste, que serían los espacios que hacen que ese cuadrado se convierta en octágono. Sí, son tonterías mías.
A partir de entonces comencé a sentir cierta simpatía por el número 8 y cuando reparé en que tiene la forma del infinito le tuve más aprecio, no sé por qué.

Los colibríes, además de que son diferentes a otras aves por su singular tamaño y color, y por lo antes ya dicho, su forma de aletear es distinta. Cuando uno ve en cámara lenta el movimiento de sus alas, puede notar que el movimiento es parecido a un 8, o a un infinito (depende de cómo lo quieran ver).

El número 8 y los colibríes... ¡qué bonita combinación!



Fuente de la imagen: http://thecubanhistory.com

3 comentarios:

Anónimo dijo...

ándale mija!!!!! el colibrí es mi animal favorito, es tan bello y delicado.

Jessy Jane Sanz dijo...

Al igual que tu la combinacion de 8 y los colibries tienen un significado muy especial en mi vida, Siempre vivi con el encanto de los colibries, verlos volar era magico, me parecia sorprendente como el pajarito mas pequeño de todos pudiera volar en todos los sentidos, norte sur, este u oeste, de arriba, abajo de un lado a otro, siempre causaron un sentimiento extraordinario en mi, no comprendia por que cada vez que los veia mi corazon se agitaba tan rapido y al verlos siempre pedia un deseo y verlos marcharse era como si se llevaran al mundo de los sueños ese deseo, lo comprendi hasta un 8 de Enero del 2013 a las 8 pm, estaba ahi esperando ver en el monitor a mi bebe de 6 meses de vida en mi vientre, desde pequeñita era muy activa, se movia tal cual colibri, pero nunca lo asocie hasta ese dia, cuando la ginecologa me dijo Su Corazon ha dejado de latir, era para mi la noticia mas horrible de mi vida, despues de creer que nunca seria madre ahora estaba frente a ese monitor mi pequeña colibri sin vida, pase dias muy tristes, pero fui recobrando la alegria cuando mi colibri me visitaba, viajaba conmigo a todos lados, entendi que ahi estaba de nuevo mi pequeña guerrera, habia regresado a mi con otro aspecto, y recorde como el amor mas grande de mi vida se marcho un dia 8 convirtiendose en Infinito para regresar en un Colibri...

León de Papel dijo...

Jessy,

cuando leí tu comentario no sabía lo que era perder a un ser querido tan cercano y delicado a la vez. No podía imaginar el dolor tan grande que sentiste y por ello no me atreví a responderte. En el transcurso de estos días perdí a la prenda más amada (se fue a las 8am), entiendo lo que sientes y comparto tu dolor.

Publicar un comentario

Traduce a tu idioma aquí:

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Acerca de la que escribe...

Mi foto
Cuando ustedes se acuestan cansados/as apagan la luz y se vuelven de cara a la pared. Yo siempre he tenido encendida la luz de mi alcoba. Sólo conozco el color del muro en las madrugadas.

**Nota

En esta nota declaro que las entradas marcadas con dos asteriscos (**) no son de mi autoría y/o son recopilaciones de distintas fuentes.


Gracias.

La hora en México...

"Yo acabaré, que me entregué sin arte
a quien sabrá perderme y acabarme..."

Garcilaso de la Vega

Rodolfo Morales

Cien años de soledad...

"Pero la india les explicó que lo más temible de la enfermedad del insomnio no era la imposibilidad de dormir, pues el cuerpo no sentía cansancio alguno, sino su inexorable evolución hacia una manifestación más crítica: el olvido. Quería decir que cuando el enfermo se acostumbraba a su estado de vigilia, empezaban a borrarse de su memoria los recuerdos de la infancia, luego el nombre y la noción de las cosas, y por último la identidad de las personas y aún la conciencia del propio ser, hasta hundirse en una especie de idiotes sin pasado."

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

El secreto de sus ojos

El secreto de sus ojos
"El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios... pero hay una cosa que no puede cambiar: no puede cambiar de pasión."

Lectores

Around the world

free counters