"En el amor, en la cárcel o en el hospital, recordemos que afuera hay otros mundos".

Adolfo Bioy Casares




Augurios de muerte

Cuando el tecolote (1) canta, 
el indio muere;
dicen que esto no es cierto, 
pero sucede.
(Dicho popular mexicano)

(26/01/12)

Bien sabemos que los dichos populares encierran en sus líneas toda una idiosincrasia, pero no vengo a debatir sobre significado cultural, no voy a demostrar ni refutar nada; sólo vengo a hablar de algo que me ha sucedido últimamente y tomo este dicho como pretexto para iniciar con este tema.

Cuando el tecolote canta, el indio muere;
Recuerdo que cuando era niña, mis padres y mis abuelos me decían que si veía pasar a una lechuza, significaba que alguien cercano iba morir; o que cuando los perros lloraban en la madrugada era porque "veían pasar al muerto", o que alguien moriría y los perros veían su alma pasar, porque, según decían (y aún se tiene esa creencia) que los perros pueden ver cosas que el ojo humano no percibe.

Y bueno, yo crecí con estas historias, hoy día no las creo y me niego a creerlas, y comencé a cuestionarme: ¿Por qué una lechuza (o un búho)? ¿Por qué no otro animal? ¿Quién les dijo eso? Y tomé todas esas historias como creencias sin fundamento.

Pero, tiempo después, gracias a la carrera supe que esas creencias vienen desde la época prehispánica, los antiguos mexicanos tomaban ciertas actitudes de los animales como augurios de muerte o infortunio, cito:

Del mal agüero que tomaban del canto del búho, ave. 
1.- También cuando oían cantar al búho estos naturales de esta Nueva España tomaban mal agüero, ora estuviese sobre su casa, ora estuviese sobre algún árbol cerca, oyendo aquella manera de canto del búho luego se atemorizaban y pronosticaban que algún mal les había de venir, o de enfermedad o de muerte, o que les había acabado el término de la vida a alguno de su casa o a todos, o que algún esclavo se le había de huir. 
2.- o que había de venir a su casa y familia a tanto riesgo que todos habían de perecer, y juntamente la casa había de ser asolada y quedar hecha mudalar y lugar donde se echasen las inmundicias del cuerpo humano; y que quedase en refrán de la familia y de la casa el decir: "en este lugar vivió una persona de mucha estima y veneración y curiosidad, y ahora no están sino solas las paredes, no hay memoria de quien aquí vivió". 
3.- En este caso el que oía el canto del búho luego acudía al que declaraba estos agüeros, para que dijese lo que había de hacer.

Cito también lo que se decía de la lechuza:

Del mal agüero que tomaban del chillido de la lechuza 
1.- Cuando alguno sobre su casa oí charrear a la lechuza, tomaban mal agüero, luego sospechaban que alguno de su casa había de morir o enfermar, en especial si dos o tres veces venía a charrear allí, sobre su casa, tenía por averiguado que había de ser verdadera su sospecha; y si por ventura en aquella casa donde venía a charrear la lechuza estaba algún enfermo, luego le pronosticaban la muerte. 
2.- Decían que aquel era el mensajero del dios Mictlantecutli, que iba y venía al infierno, por esto le llamaban Yautequiua, que quiere decir mensajero del dios del infierno y de la diosa del infierno que andaba a llamar a los que le mandaban.
Todo esto es relativo a las aves. 

En cuanto a los perros, los antiguos mexicanos solían enterrar a sus muertos junto con un Xoloitzcuintle (especie de canino mexicano, hoy en peligro de extinción), para que estos animales guiaran y protegieran al difunto en su camino hacia el Mictlán. Supongo que a ello aluden que los perros ven la muerte llegar.

dicen que esto no es cierto, pero sucede.
No voy a hablar de lechuzas o búhos, mi objetivo aquí son los perros, que bien se aplican al dicho con el cual inicié esta entrada.

Hoy día en algunos lugares se tiene la creencia de que los perros ven llegar la muerte y muchas personas cercanas a mí (amigos, familiares, vecinos, etc.) avalan esa creencia, pondré algunos ejemplos:

- Hace unos 3 años, hubo una época en que muchas personas del pueblo donde vivo morían, algunos por accidentes, otros por enfermedad o por muerte natural. Una de esas personas fue mi abuelita (Q.E.P.D.). Tengo una tía que a su vez tiene muchos perros, nos platicó que un día antes de que mi abuelita falleciera, los perros estaban excavando la tierra, cerca de un rosal (cuyos tallos se ocuparon después para hacer una cruz). Durante la madrugada aullaron los demás perros y mi madre escuchó que alguien fue a tocar a su puerta.

- Hace algunas semanas también murieron algunas personas, y los perros aullaban todas las noches. Recuerdo que en la madrugada del 29 de diciembre no pude dormir, estaba emocionada porque ese día me iría a la playa; los perros no se callaban, creí que aullaban porque habían sentido un ligero temblor. Días después, a mi regreso, me enteré de que ese día murió mi vecina (que era también mi madrina). Tuve que ir a los rezos por el descanso de su alma y ahí escuché varias cosas como las que acabo de relatar "que los perros lloraban en el día alzando su cabeza hacia el cielo..." "que escuché ruidos..." "que escuché una voz, etc." Esto último pasó en mi casa, mi hermana llamó a gritos a mi mamá diciéndole que alguien la buscaba, mi mamá preguntó quién la buscaba y mi hermana sólo respondió "no sé, sólo escuché su voz", mi madre fue a asomarse a la puerta y dijo: "aquí no hay nadie". Después mi madre se enteró de la muerte de la vecina y dijo: "entonces se fue a despedir de nosotros."

La llorona, pintura del mexicano Ricardo Martínez, en esta obra se aprecia esta creencia de que los perros ven más allá de lo que los humanos ven.

Esto sucede, y aunque no dudo que los animales pronostican fenómenos naturales, admito que la muerte es un fenómeno natural, pero no logro concebir cuál es la relación con estos animales. Aún así, considero que es interesante explorar el consciente colectivo y escuchar historias de este tipo, porque estoy segura de que en un futuro no muy lejano estas historias y creencias van a caer en el olvido.


(1) Tecolote. m. Búho [particularmente Búho virginianus]


Fuentes:
Montemayor, Carlos. Diccionario del náhuatl en el español de México, UNAM, México 2007.
Sahagún, fray Bernardino de. Historia general de las cosas de Nueva España. Porrúa, México 2006. Págs. 264-265.


Fuente de las imágenes: Google.

2 comentarios:

Ar'Cifero dijo...

Amiga, leer tu Blog me hace recordar que todavía estoy chavo para esto de la escritura... seguiré leyéndote para aprender como se hace...

Jacqueline Matamoros dijo...

Marianita:
¡Qué contradictoria conducta la tuya! Publicando ensayos de 10 en el blog (como toda una profesional) y ninguneando tu talento durante un semestre.
Espero que logres enfocar tus habilidades, y que me contagies de ellas -"El interés tiene pies."-; sé que tu regreso nos será muy grato.
:D

Publicar un comentario

Traduce a tu idioma aquí:

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Acerca de la que escribe...

Mi foto
Cuando ustedes se acuestan cansados/as apagan la luz y se vuelven de cara a la pared. Yo siempre he tenido encendida la luz de mi alcoba. Sólo conozco el color del muro en las madrugadas.

**Nota

En esta nota declaro que las entradas marcadas con dos asteriscos (**) no son de mi autoría y/o son recopilaciones de distintas fuentes.


Gracias.

La hora en México...

"Yo acabaré, que me entregué sin arte
a quien sabrá perderme y acabarme..."

Garcilaso de la Vega

Rodolfo Morales

Cien años de soledad...

"Pero la india les explicó que lo más temible de la enfermedad del insomnio no era la imposibilidad de dormir, pues el cuerpo no sentía cansancio alguno, sino su inexorable evolución hacia una manifestación más crítica: el olvido. Quería decir que cuando el enfermo se acostumbraba a su estado de vigilia, empezaban a borrarse de su memoria los recuerdos de la infancia, luego el nombre y la noción de las cosas, y por último la identidad de las personas y aún la conciencia del propio ser, hasta hundirse en una especie de idiotes sin pasado."

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

El secreto de sus ojos

El secreto de sus ojos
"El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios... pero hay una cosa que no puede cambiar: no puede cambiar de pasión."

Lectores

Around the world

free counters