"En el amor, en la cárcel o en el hospital, recordemos que afuera hay otros mundos".

Adolfo Bioy Casares




La puerta abierta

 11/04/10

Yo ví una puerta abierta mientras estaba tirada sobre colchones que a su vez estaban en el piso. Estábamos diez personas ahí, una de ellas abrió la puerta, pero no salió, sin embargo la puerta se quedó abierta.
Yo no dejaba de ver esa puerta abierta, sentía que alguien faltaba, tenía la sensación de que alguien debía pasar por esa puerta, que alguien debía llegar.
Traté de olvidar esa sensaión, pero mi mente estaba empezando a ser atacada por partículas desconocidas a mi organismo, volví a ver la puerta abierta y la sensación regresó a mí "alguien debe cerrar esa puerta" pensé, no podía levantarme, sentía que alguien debía salir de ahí, conté numerosas veces a los presentes, estábamos completos -relativamente completos- ninguno faltaba, ví mi reloj numerosas veces, como si esperara a que alguien llegara puntual, me dió ansiedad. Esa puerta abierta comenzó a trastornarme, no dejaba de verla, ignoré todo cuanto me decían, imaginé mil y un situaciones que terminaban con la puerta abierta. No era el destino lo que entraría, ni un amor, ni una enfermedad, ni un monstruo. Sólo era mi angustia irse por ahí.
Decidí levantarme a cerrarla, pero me adentré y quise volver a mi lugar. Nadie faltaba, yo estaba cruzando el umbral. La sensación fue diferente, pero sabía que esa no era mi casa y esas personas no me esperaban, ni habían notado mi ausencia. Imaginé que era yo quien faltaba, mi mente me dibujó frente a mí sentada, esperando mi llegada. Fue mentira cuando me dijeron que el tiempo se te hace muy lento, cuando me dijeron que no sientes nada. Yo sólo sentía la ausencia de alguien... pero ¿quién era? Tal vez algún fantasma. Pero he apuntado una razón más para decir por qué no me gustan las puertas abiertas: nunca sabes qué va a salir de ellas, o lo que esperas, nunca llegará. Cerré la puerta.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Traduce a tu idioma aquí:

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Acerca de la que escribe...

Mi foto
Cuando ustedes se acuestan cansados/as apagan la luz y se vuelven de cara a la pared. Yo siempre he tenido encendida la luz de mi alcoba. Sólo conozco el color del muro en las madrugadas.

**Nota

En esta nota declaro que las entradas marcadas con dos asteriscos (**) no son de mi autoría y/o son recopilaciones de distintas fuentes.


Gracias.

La hora en México...

"Yo acabaré, que me entregué sin arte
a quien sabrá perderme y acabarme..."

Garcilaso de la Vega

Rodolfo Morales

Cien años de soledad...

"Pero la india les explicó que lo más temible de la enfermedad del insomnio no era la imposibilidad de dormir, pues el cuerpo no sentía cansancio alguno, sino su inexorable evolución hacia una manifestación más crítica: el olvido. Quería decir que cuando el enfermo se acostumbraba a su estado de vigilia, empezaban a borrarse de su memoria los recuerdos de la infancia, luego el nombre y la noción de las cosas, y por último la identidad de las personas y aún la conciencia del propio ser, hasta hundirse en una especie de idiotes sin pasado."

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

El secreto de sus ojos

El secreto de sus ojos
"El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios... pero hay una cosa que no puede cambiar: no puede cambiar de pasión."

Lectores

Around the world

free counters