"En el amor, en la cárcel o en el hospital, recordemos que afuera hay otros mundos".

Adolfo Bioy Casares




Misteriosa compañía

09/05/09

Más de media noche.

En una ciudad, donde se perpetraban crímenes sangrientos a manos de un demente asesino, se encontraba un joven en la avenida, esperando un taxi. Al fin uno se detiene, el joven sube.

- ¿Podría llevarme a esta dirección?

- Disculpe joven, pero esa parte de la ciudad es muy peligrosa y mi turno ha terminado.

- Por favor, no tengo en dónde quedarme y muchos taxis me han negado el servicio, en cuanto lleguemos a mi casa le pagaré el doble de lo que me cobre.

- Está bien joven, suba usted.


Se fueron, el joven entabló una charla con el taxista para sentirse más seguro, se contaron chistes y anécdotas. Finalmente llegaron a casa del joven, le preguntó cuánto sería para ir por el resto a su casa, el taxista sólo le dijo "Déjelo así joven, que tenga una buena noche" El joven dió las gracias al taxista y se metió a su casa a descansar.

El taxista siguió su camino de regreso. Sin embargo, unas cuadras más adelante, un hombre de negro le hizo la parada, el taxista cedió, el hombre entró al auto y el taxista le preguntó "¿A dónde lo llevo?" y el hombre de negro le respondió "A donde sea", el taxista manejaba con desconcierto, tras un breve silencio, el hombre de negro agregó "Lléveme al bosque". El taxista manejó hasta llegar al bosque.

Cuando empezaron a adentrarse poco a poco al bosque, el hombre de negro habló.

- ¿No cree que es muy noche para que usted esté trabajando?

- Ya terminó mi turno, usted es mi último cliente.

- ¿Ha escuchado usted los rumores de que hay un asesino suelto? Dicen que ha matado a más de cuarenta personas en lo últimos tres meses.

- Sí, he escuchado eso.

- ¿No tiene miedo? Es muy noche.

- No

- Debería empezar a tenerlo...

El hombre de negro sacó un cuchillo de su gabardina.


Al día siguiente, el joven salió de su casa para dirigirse a la escuela, en el camino, vió en un periódico un encabezado que le llamó la atención "Atrapan a asesino" El joven, compró el periódico y lo leyó "Atrapan al asesino a kilómetros del crimen, la víctima fue hallada dentro de un taxi", el joven seguía su lectura "... confiesa haber cometido los más de cuarenta crímenes perpetrados en la ciudad..." Mientras leía, el joven recordó al taxista, la plática amena que tuvieron, que lo dejó en su casa sano y salvo y que no le cobró de más. El joven continuó la lectura "...la víctima sufrió más de 100 puñaladas y le fue destrozada la cara con un bat, como a las otras víctimas..." Un escalofrío recorrió la espalda del joven. Leyó la línea final "... fue su último 'cliente'." Cuando miró la fotografía del asesino, sus piernas flaquearon y la última línea resonaba constante en su cabeza: el asesino era el taxista, y el hombre de negro, su última víctima, su último "cliente".

2 comentarios:

LoNcHo, Homo Filmicus dijo...

Oh si! esta muy bueno...."el ultimo cliente" eso me da escalofríos, una vez me dijeron asi en un McDonald´s, espero no volver a ser ni llegar a serlo...

gil dijo...

wow!! no inventes esta genial! jajajaaa!! jajajaa!! jajajaa!! cuando escucho musica y son realmente geniales a la hora de improvisar y son ingeniosos al tocar su instrumento digo, wow! y rio de emocion y si puedo les aplaudo para hacerles ver que los admiro y los apruebo! jajaa! me paso algo parecido en este momento! wow! jajajaa! jajaaa!!

Publicar un comentario

Traduce a tu idioma aquí:

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Acerca de la que escribe...

Mi foto
Cuando ustedes se acuestan cansados/as apagan la luz y se vuelven de cara a la pared. Yo siempre he tenido encendida la luz de mi alcoba. Sólo conozco el color del muro en las madrugadas.

**Nota

En esta nota declaro que las entradas marcadas con dos asteriscos (**) no son de mi autoría y/o son recopilaciones de distintas fuentes.


Gracias.

La hora en México...

"Yo acabaré, que me entregué sin arte
a quien sabrá perderme y acabarme..."

Garcilaso de la Vega

Rodolfo Morales

Cien años de soledad...

"Pero la india les explicó que lo más temible de la enfermedad del insomnio no era la imposibilidad de dormir, pues el cuerpo no sentía cansancio alguno, sino su inexorable evolución hacia una manifestación más crítica: el olvido. Quería decir que cuando el enfermo se acostumbraba a su estado de vigilia, empezaban a borrarse de su memoria los recuerdos de la infancia, luego el nombre y la noción de las cosas, y por último la identidad de las personas y aún la conciencia del propio ser, hasta hundirse en una especie de idiotes sin pasado."

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

El secreto de sus ojos

El secreto de sus ojos
"El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios... pero hay una cosa que no puede cambiar: no puede cambiar de pasión."

Lectores

Around the world

free counters