"En el amor, en la cárcel o en el hospital, recordemos que afuera hay otros mundos".

Adolfo Bioy Casares




Aplicar el #posmesalto

Desde que propusieron el aumento a la tarifa del boleto del metro de la Ciudad de México se dividieron las opiniones, pero la mayoría de los usuarios están en contra de este incremento al precio. Yo también estoy en contra de eso por numerosas razones, pero es eso lo que voy a discutir aquí.

Inmediatamente surgieron los opositores que propusieron saltarse los torniquetes del metro, surgió la propuesta #posmesalto y el metro popular. Parecía ser una buena idea hasta que ocurrieron un par de hechos que le restaron seriedad al movimiento:

1) Las autoridades decidieron que harían caso omiso a este "acto de rebeldía" y permitirían que los usuarios saltaran los torniquetes sin sufrir algún tipo de sanción.

2) A una mujer de mediana edad se le ocurrió la ingeniosa idea de saltar un torniquete mientras sostenía un vaso con una bebida que oscila entre ser una malteada o un atole. El caso es que esta mujer tropezó y derramó el contenido de su vaso. La imagen inmediatamente circuló en las redes sociales y las burlas comenzaron. Creo que este hecho fue la gota que derramó el vaso y que hizo que todo este movimiento perdiera credibilidad.


El crédito de esta imagen pertenece a la persona que tomó esta foto, ignoro su paradero.

¿A qué viene todo esto? A que el lunes pasado se me ocurrió aplicar la misma táctica. En la estación y terminal Taxqueña los torniquetes estaban divididos entre activistas y autoridades.
Las autoridades trataron de marear a los usuarios presentándose en la entrada del metro anunciando que el acceso al metro era en los torniquetes del lado izquierdo. Mucha gente, ingenuamente, hacía caso a lo que se les decía. Yo estuve a punto de hacer lo mismo hasta que se me ocurrió voltear a los torniquetes del lado derecho y vi que los activistas permitían el libre acceso al metro. Así que cedí. No pagué boleto.

"Curiosamente" el metro estaba varado y se abarrotaba más y más de gente. Muchos protestaban y se insultaban unos a otros por haber votado por X partido político. El punto aquí es que no sentí que hiciera un acto de rebeldía. Ni siquiera me había propuesto eso. No sentí adrenalina ni nada, porque varias personas lo hacían, los activistas nos "protegían".

Después de terminar mis menesteres decidí tomar el metro para regresar a casa. Oí que en días anteriores la estación Allende había sido tomada por los activistas, así que me dirigí a esa estación para abordar el metro de manera gratuita. Mi sorpresa fue que no había activistas y la gente se formaba para pagar su boleto. Estuve a punto de usar uno de los boletos que llevaba conmigo hasta que vi cómo varias personas se saltaban los torniquetes de salida, aprovechando que el policía estaba ocupado en el torniquete de acceso. Quise hacer lo mismo, pero no podía. Algo me impedía hacerlo. Cuando me armé de valor y estaba a punto de brincar el torniquete, el policía volteó y yo fingí demencia. Llegó otro policía para apoyar al primero.
En ese momento comencé a sentir adrenalina, pero esperé más de 10 minutos hasta que finalmente armé en mi cabeza un plan para cruzar el torniquete de salida y aproveché el momento en el que ambos torniquetes se abarrotaron de gente y ambos policías estaban distraídos. Me deslicé por debajo del torniquete hasta llegar a una columna donde me incorporé y al levantar la vista todos los usuarios me miraban, algunos con "respeto", otros con una sonrisa en los labios, una minoría veía con reprobación mi acto, pero nadie decía nada. Todos fueron mis cómplices.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Traduce a tu idioma aquí:

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Acerca de la que escribe...

Mi foto
Cuando ustedes se acuestan cansados/as apagan la luz y se vuelven de cara a la pared. Yo siempre he tenido encendida la luz de mi alcoba. Sólo conozco el color del muro en las madrugadas.

**Nota

En esta nota declaro que las entradas marcadas con dos asteriscos (**) no son de mi autoría y/o son recopilaciones de distintas fuentes.


Gracias.

La hora en México...

"Yo acabaré, que me entregué sin arte
a quien sabrá perderme y acabarme..."

Garcilaso de la Vega

Rodolfo Morales

Cien años de soledad...

"Pero la india les explicó que lo más temible de la enfermedad del insomnio no era la imposibilidad de dormir, pues el cuerpo no sentía cansancio alguno, sino su inexorable evolución hacia una manifestación más crítica: el olvido. Quería decir que cuando el enfermo se acostumbraba a su estado de vigilia, empezaban a borrarse de su memoria los recuerdos de la infancia, luego el nombre y la noción de las cosas, y por último la identidad de las personas y aún la conciencia del propio ser, hasta hundirse en una especie de idiotes sin pasado."

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

Personas coincidiendo en tiempo y espacio

El secreto de sus ojos

El secreto de sus ojos
"El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios... pero hay una cosa que no puede cambiar: no puede cambiar de pasión."

Lectores

Around the world

free counters